Importantes



Dr Humberto Fernández-Morán

 

Hace 91 años, en el Hospital Chiquinquirá, situado en el antiguo barrio El Saladillo de Maracaibo, nació Humberto Fernández Morán, científico venezolano, fundador del actual Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (Ivic) e inventor del bisturí de diamante, utilizada en todo el mundo para la microcirugía.

Fue el 18 de febrero de 1.924, cuando Luis Fernández Morán llevó hasta la sala de parto del hospital a Elena Villalobos, quien daría a luz al niño que a los 15 años ingresó a la Universidad de Munich, en donde obtuvo el título médico cirujano Summa Cum Laude.

A los 20 años regresa a Venezuela donde revalida su título de médico en la Universidad Central de Venezuela, para luego volver a Maracaibo como médico del Hospital Psiquiátrico, hasta 1946, cuando decide estudiar neurología y neuropatología en la Universidad de Washington.

Ese mismo año conoció en la Universidad de Princeton a Albert Einstein, quien le recomendó al joven de 22 años que estudiara en la Universidad de Estocolmo en Suecia, donde Fernández Morán obtuvo la licenciatura en biofísica, la maestría en biología celular y genética y, en 1951, el doctorado en biofísica.

 Innovador 


Comenzó sus investigaciones en microscopía electrónica en los laboratorios del Instituto Nobel de Física y en el Instituto de Investigaciones Celulares y Genética del Instituto Karolinska.

Durante su período en Suecia inventó la cuchilla o bisturí de diamante que le permite a científicos de todo el mundo hacer cortes ultrafinos de tejidos biológicos e incluso de muestras lunares, como ocurrió cuando Fernández Morán participó en el proyecto del Apolo 11 de la Nasa.

El zuliano desarrolló el concepto de crioultramicrotomía (utilizando bajas temperaturas), que más tarde lo llevaría a inventar el criomicroscopio electrónico.

Logró observar a nivel casi atómico la estructura de complejos sistemas biológicos en estado hidratado y a muy bajas temperaturas, lo cual hasta ese entonces se consideraba improbable.

En 1953 firmó su trabajo La cuchilla de diamante para seccionado ultrafino, como investigador del Instituto Karolinska de Estocolmo y del Departamento de Biofísica de la Universidad Central de Venezuela, de cuya cátedra fue fundador en 1951.

Para 1954, casado con Anna Browallius y dos hijas fruto de su matrimonio, regresa a Venezuela donde el 25 de abril de ese mismo año funda, en Los Altos de Pipe, estado Miranda el Instituto Venezolano de Neurología e Investigaciones Cerebrales (IVNIC), hoy Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC), con más de 70 laboratorios de investigación, proyectados para 27 edificios que ya en 1955 estaban construidos.

En el 13 de enero de 1958 se le pidió aceptara la responsabilidad como ministro de Educación, que ejerció apenas 10 días, pues el 23 de ese mismo mes fue derrocado el gobierno de Marcos Pérez Jiménez.

Fernández Morán fue expulsado del país por el nuevo gobierno, que no miró nunca hacia este hombre que dedicó su vida a la ciencia y a la investigación.

 Honores 



Fue reconocido con el Premio Jhon Scott por la cuchilla de diamante, reconocimiento antes otorgado a Jonas Salk por la vacuna antipoliomielítica; a Marie Curie, por el Radio y sus propiedades; a Thomas Edinson, por la lámpara incandescente y a Alexander Fleming, por el descubrimiento de la penicilina, entre otros.

Fernández Morán fue investigador principal del Proyecto Apolo 11 de la Nasa en los Estados Unidos, país que le propone ser nominado al Premio Nobel, el cual rechaza, puesto que para la nominación debía aceptar la ciudadanía norteamericana, la rechaza para mantener su nacionalidad venezolana.

En su país natal ocupó el Sillón XXVI de la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales de Venezuela y fue designado en su honor el Departamento de Biología Estructural Humberto Fernández Morán, creado en 1997 por el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC).

Después de su muerte, ocurrida en Estocolmo el 17 de marzo de 1999, el Gobierno Venezolano pidió a la familia de Fernández Morán traer sus restos al país y también conferirle los respectivos honores por su obra, pero no fue posible. Sus restos fueron cremados y sus cenizas reposan hoy en su segunda patria, Estocolmo, Suecia.

 

 IVIC: Reseña Histórica 

 

En 1955, Humberto Fernández-Morán, escogió terrenos en los llamados Altos de Pipe, para instalar el Instituto Venezolano de Neurología e Investigaciones Cerebrales (IVNIC). Fueron contratados varios investigadores extranjeros principalmente especializados en la investigación Biomédica, así como también se contrató la compra e instalación de un Reactor Nuclear.

 

El IVNIC tuvo una vida muy efímera ya que a la caída del General Marcos Pérez Jiménez, el gobierno provisional nombró una comisión para su reestructuración. Esta comisión elaboró un informe muy completo sobre IVNIC el cual se encuentra a la disposición de los interesados en la Dirección del IVIC.

 

Dicha comisión recomendó la creación de otra institución sobre la base de lo que era el IVNIC. Así, el 9 de febrero de 1959 se crea por decreto de la Junta de Gobierno presidida por el Dr. Edgar Sanabria el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas con carácter de Instituto autónomo, adscrito al Ministerio de Sanidad y Asistencia Social y se le asigna el patrimonio del IVNIC. Se nombra a Marcel Roche como su primer Director y organizador.

 

El IVIC se creó en forma muy diferente al IVNIC, su naturaleza fue desde el principio multidisciplinaria con secciones de Biología, Medicina, Física,Química, Matemáticas siendo su finalidad "..La investigación fundamental y aplicada en las diversas ramas de la..." "...servirá de capacitación avanzada y de consulta en esas ramas, en particular al Ejecutivo Nacional...". Marcel Roche fue Director durante 10 años. Se aplicó como política de ingreso el tener una capacitación de excelencia para realizar investigación.

 

Se planteó el crecimiento hacia múltiples áreas captándose investigadores sin importar mucho el área de trabajo sino la excelencia académica. Se siguió una política de seleccionar jóvenes venezolanos con inclinaciones hacia la ciencia y se los becó para realizar estudios en el exterior.

 

Se culminó la construcción de la estructura del Reactor Nuclear y se envió un grupo de personas para capacitarse en ingeniería nuclear. Con el reactor empezó la era nuclear en Venezuela, se formaron importantes grupos de trabajo en Tecnología Nuclear, en Radiofísica Sanitaria que hoy en día dan servicio a hospitales, industrias, forman recursos humanos especializados.

 

En 1972 se creó el Centro Tecnológico del IVIC con el objeto de llevar a cabo desarrollos tecnológicos en diversas ramas de las ingenierías y servir de base para la prestación de servicios.

 

La mayor parte del grupo de ingeniería se separó del IVIC en 1982 para formar la Fundación Instituto de Ingeniería. En los años setenta, el Centro de Química creció mucho y buena parte de los investigadores se orientaron hacia el área de petróleo, pasando el centro a ser de "Petróleo y Química".

 

En 1976, un importante grupo de investigadores y técnicos de ese centro se separó del IVIC para formar junto con personal de operadoras petroleras el núcleo de lo que hoy en día es el INTEVEP.

 

En 1982 un grupo pequeño de investigadores del área de biofísica del sistema nervioso se fue del IVIC para formar el Instituto de Estudios Avanzados (IDEA). En 1973, se decretó la creación de los estudios formales en el IVIC formándose el Centro de Estudios Avanzados que lleva a cabo programas de Maestría y de Doctorado en diversas áreas y prácticamente en su totalidad acreditados en el CNU. Además, en los laboratorios del IVIC se realizan tesis de licenciatura y de postgrado de estudiantes de Universidades Nacionales y del exterior.

 

Mención aparte merece la Biblioteca Marcel Roche del IVIC, que es el Centro de referencia para información científica en Latinoamérica. Recibe cerca de 4500 revistas periódicas y ha incorporado las técnicas modernas de la informática.

 

Desde sus comienzos, el IVIC ha tenido un estricto control del ingreso y permanencia de su personal científico, el cual se realiza a través de una comisión clasificadora que evalúa la producción científica y las otras labores que tiene la obligación de realizar el personal científico.

 

Hasta fines de la década de 1970, el IVIC tuvo una fase de crecimiento a pesar de la escisión de varios grupos. Los sueldos y las condiciones de trabajo eran buenas, comparables con los del exterior. Por su localización en un medio ambiente prácticamente rural, el Instituto tenía internamente la mayor parte de lo que se necesitaba para los laboratorios: servicios de talleres de micromecánica, electrónica, carpintería, herrería, pintura, soplado de vidrio, taller de vehículos, entre varios más; viviendas para investigadores y estudiantes, campos de deportes, y otras facilidades.

 

El IVIC es una institución de excelencia medida bajo los parámetros de publicaciones, calidad del postgrado y preparación de su personal científico.

 

En 1989 el IVIC, sobre la base de un proyecto anterior, creó la empresa "Quimbiotec" con el objetivo inicial de producir medicamentos derivados del plasma sanguíneo humano. Esta empresa inició la fase de producción de albúmina en 1998 y de gamma-globulinas en 1999. Se espera que en el futuro desarrolle otros proyectos tecnológicos en el área productiva.